AVISO A NAVEGANTES

Atención: para mayores de 18 años. En esta web no se vende nada y ha sido creada exclusivamente para compartir gratis con todos vosotros nuestra singular experiencia vital de pareja morbosa. Tus comentarios a las entradas del Blog nos ponen, pero si quieres solo contactar por favor escribe a parxti@hotmail.com




lunes, 27 de julio de 2015

Aventuras de verano……..2ª parte


Segunda Parte

Con un guiño que no tardo en entender, le pedí al camarero que subiera la música. Carmen me miró con sus ojitos pícaros, acercó una silla a la mesa y se subió al tablero.

Empezó a bailar despacio, recorriendo toda la longitud de la mesa y los chicos callarón al unísono y sus miradas no perdían un solo movimiento.

El cuerpo de Carmen, en su ceñido vestido, se contorneaba a ritmo con una sensualidad maestra. Aquel movimiento nos tenía hipnotizados y ver a mi mujer bailar de aquella manera para todo aquel grupo de machotes me estaba excitando un montón. Pero claro, no solo a mi, a juzgar por el silencio y las miradas, aquel escuadrón estaba ya volando con su imaginación.

Después de un buen rato meneandose para nosotros a lo largo de toda la mesa, Carmen se acerco a la cabecera donde estaba yo sentado y se dispuso a bajar.

Fué en aquel preciso instante, que sin darme ni cuenta, casi de manera instintiva, cuando apoyo el píen en aquella silla que le había fungido de escalerilla para subir al improvisado estrado, ceñí su cintura y acompañándola con suavidad la hice extender en el tablero.

Ella dudó por algún instante pero no ofreció ninguna resistencia. Allí estaba preciosa, tumbada en medio a la mesa, flanqueada por un grupo de 6 hombres, resoplando, que a duras penas podían contener todo aquel deseo despierto en semejante danza.

La dejé allí tumbada en medio a la mesa, y me senté de nuevo en mi silla. La música sonaba y mis nuevos amigos se mantuvieron sentados cada uno en su posición. Era curioso observar al grupo, Carmen tumbada en medio a la mesa, como si de un banquete se tratara, y los 6 comensales, tímidos y educados, que ninguno se permitía iniciar bocados hasta que el anfitrión abriera las danzas. La situación era divergentes y muy tensa al mismo tiempo. Cargada de erotismo y deseo pero con 5 perfectos desconocidos que no se atrevían a dar el primer paso. Fue así que uno de ellos busco mi mirada, y cuando consentí de manera implícita con un leve gesto, imperceptible a los demás, se alzó de la silla y se acercó a la mesa.

Con suavidad levantó despacio el corto vestido de Carmen dejando a la vista su exiguo tanga. Note como Ella dio un pequeño brinco sobre si misma, por eso imagine su pensamiento. Si había algo que podía excitar a Carmen, es sentirse observada por un grupo en calor….. 


Continuará…..


1 comentario:

  1. Se acabó el verano: ¿no hay tercera parte del relato? queremos saber como sigue! :)

    ResponderEliminar

Que piensas?