AVISO A NAVEGANTES

Atención: para mayores de 18 años. En esta web no se vende nada y ha sido creada exclusivamente para compartir gratis con todos vosotros nuestra singular experiencia vital de pareja morbosa. Tus comentarios a las entradas del Blog nos ponen, pero si quieres solo contactar por favor escribe a parxti@hotmail.com




lunes, 1 de abril de 2013

La parejita francesa...Parte I - Relatos de Parxti



Coincidimos con ellos a la entrada del Parque. Una familia muy normal con niños de edades parecidas a los nuestros. Después durante la visita coincidimos varias veces en distintos puntos del recorrido.Cada uno en direcciones diferentes, hasta que finalmente el encuentro en el grande self service se hizo inevitable. 
Como en tantas otras ocasiones, fuerón los niños los que, a fuerza de pasearse entre mesas y mezclarse entre ellos, nos obligarón a entablar conversación.
Una pareja coetánea de origen francés que como nosotros se encontraba en el resort a pasar unos días de vacaciones.

La comida transcurrió con la normalidad habitual de esas circunstancias y al finalizar los postres nos saludamos, conscientes del nuestro inminente reencuentro. Eso lo que tienen estos sitios, que por muchas vueltas que des, te acabas encontrando mil veces con los mismos durante unos días. Bueno, a veces no, por que ya nos ha pasado más de una vez de fijarnos en alguien guapo, que nos gustará, y casi no volverlo a ver en todo el tiempo: Nos pasó este verano, con una americana exuberante que se veía a la legua que le iba la marcha. De hecho, estaba en el hotel con dos tíos y se la rifaban entre ellos. Coincidimos el primer día en la piscina, nos medio sedujo con sus encantos y luego no se dejo ver en una semana. Creo que salía solo a la hora de los vampiros, a chupar la sangre de los indefensos jovencitos aborígenes, para retirarse en su menage a trois con nocturnidad y alevosía.

Pero no nos enrollemos perdiéndonos por otros lares y volvamos a nuestra parejita de franceses, aparentemente muy tímidos y formales, pero, como descubriríamos de ahí a poco, en realidad, bastante más golfos que nosotros…..

Aquella noche, al final si como estábamos bastante cansados del viaje, cenamos poco y nos retiramos a nuestro bungalow bastante temprano. Fue la mañana siguiente cuando nos cruzamos de nuevo con ellos en la amplía sala de desayunos. 

El desayuno, en estos días de relax familiar, es siempre infinito. Generalmente me ha tocado vivir por trabajo estas pantagruélicas ofrendas de primera mañana, siempre de carreras. Justo con el tiempo de engullir un poco de fruta y beber un thé de prisa y corriendo, envidiando aquellos que estaban allí por placer. Así que cuando me toca a mi por motivos de ocio, no quiero nunca abandonar el festín. Algo que he debido inconscientemente transmitir a mi familia, por que generalmente nos sentamos allí y no nos movemos por un par de horas. Salimos de la sala cuando empezamos a avergonzarnos de la cantidad de platos sucios y restos de comida que colonizan nuestra mesa. Esta vez tampoco teníamos prisa y además por un motivo o por otro, los niños se juntarón enseguida a jugar entre ellos y la delicada parejita francesa no tardó en sentarse a nuestra mesa.

La verdad es que eran realmente majos, Ella muy divertida y graciosa y El se veía que la amaba más que a si mismo. Estaban los dos de optimo humor y transmitían un mar de energía positiva. No tardamos en congeniar y en honor a la verdad, nos hicierón reír un rato largo con un sin fin de chorradas y ocurrencias muy sutiles y divertidas. Los niños estaban fuera jugando encantados y a nosotros nos voló el tiempo. Tanto que se nos hizo tarde para llevar a cabo los planes que habíamos barajado, una excursión a una bonita cascada en la zona. Por eso decidimos pasar de la sala de desayunos a la cercana playa en modo que los niños se dieran un chapuzón antes de que se hiciera la hora de comer y la playa se pusiera imposible de gente.

Nuestra nueva pareja de amigos nos dijerón que preferían hacer algo de deporte matutino y así fue que nos saludamos sin tiempo hasta un futuro cercano.

El resto de la mañana playera fue muy agradable y Carmen y yo, como ya es una costumbre entre nosotros, pasamos el tiempo con un ojo en la orilla controlando las evoluciones vitales de la prole, y el otro, más sarcástico, observando el gentío para ver quien de los dos sacaba el comentario más tonto. Es un pasatiempos maravilloso, dejar pasar el tiempo mirado alrededor y diciendo tonterías sobre la especie humana.

Hora de comer, recogida de bártulos, habitación, duchas, cremas y preparase para bajar a comer…que cansancio a vida de relax.
De nuevo en el comedor, situados frente al amplio cristal sobre el infinito océano y de nuevo nuestros amigos, Juliene e Brigitte con su descendencia, esta vez ya sentados a dos o tres mesas de la nuestra.

Continuará………….

Puedes leer la II parte en:









derechos reservados 2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que piensas?