AVISO A NAVEGANTES

Atención: para mayores de 18 años. En esta web no se vende nada y ha sido creada exclusivamente para compartir gratis con todos vosotros nuestra singular experiencia vital de pareja morbosa. Tus comentarios a las entradas del Blog nos ponen, pero si quieres solo contactar por favor escribe a parxti@hotmail.com




miércoles, 23 de enero de 2013

El Ascensor..... Relatos de Parxti




Mi mujer no le quitaba ojo, cada vez que lo veía pasar su mirada lo seguía. Estaba claro que le gustaba y por si había alguna duda, su airada reacción cuando se lo pregunte directamente, me confirmo la sospecha. Así que no quedaba otra que tenderle una trampa. A el, pobrecito, por que mi fogosa compañera, de trampas vive. Eran ya un par de días que por motivos de trabajo estábamos alojados en aquel hotel. Con el muchacho coincidíamos en el restaurante y en el hall. Ese mediodía, cuando lo vi entrar a comer, me decidí a ejecutar mi perverso plan. Terminamos la comida en el self service y como siempre nos fuimos a la cafetería a pedir el cafecito. Siempre lo tomamos en la barra para que nos lo sirvan bien caliente, por que el café frío es una tristeza. Cuando abandonamos la zona de comidas, el chaval estaba todavía dando cuenta de un abundante segundo plato. Perfecto, tenía todo el tiempo para, proseguir con la maniobra, sin dar en el ojo. De hecho, en perfecto sincronismo, cuando acabamos el café y con el, nuestra razón de permanecer en aquel sitio, pude ver como mi "víctima" se alzaba y abandonaba la zona restaurante. Cogí a mi ignara compañera de la mano y nos acercamos hacia el bloque ascensores.

Los tres llegamos delante a los tecnológicos elevadores casi al mismo tiempo, y fue el quien pulso el botón de llamada. No tardo en presentarse el de nuestra derecha, con ese odioso ding dong innecesario. El joven, bien educado, nos dejo pasar primero y entro con nosotros. Sin darle tiempo, seleccione el último piso, en ese instante pude sentir la mirada de Carmen con ese gesto entre harta y cómplice, que me decía, eres el mismo cabrón de siempre. El selecciono el piso 14. y las puertas se cerraron.

Levante sin miramientos la corta falda de mi mujer y le metí la mano entre sus muslos. El chaval, después del susto inicial reacciono palpando sus nalgas y todos nos bajamos en el 14º piso.……….




Un Relato original de Parxti del 23 de Enero 2013



Todos los derechos reservados, ©Parxti 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que piensas?