AVISO A NAVEGANTES

Atención: para mayores de 18 años. En esta web no se vende nada y ha sido creada exclusivamente para compartir gratis con todos vosotros nuestra singular experiencia vital de pareja morbosa. Tus comentarios a las entradas del Blog nos ponen, pero si quieres solo contactar por favor escribe a parxti@hotmail.com




martes, 9 de octubre de 2012

La Consulta.........Relato



La salita de espera era realmente pequeña, justo 4 sillas, unas revistas y un perchero. Alguna brillante publicidad colgaba de las paredes.
El siguiente por favor!
Si soy yo, buenos días
Pase, pase
Gracias
Usted quien es? El marido?, espere fuera!!
La puerta se cerro a un palmo de mi nariz y tuve que entender que era el caso de volver a sentarme en la estrecha y decrepita salita de espera. Coño con la enfermera, que modales, era un verdadero sargento. Estaba leyendo una chorrada en una de esas revistas de cotilleos cuando la enfermera volvió a la salita de espera y me comunico que el doctor quería verme. El médico estaba en medio a la habitación y mi mujer tumbada en una camilla, cubierta por una de esas asépticas sabanas verde. La consulta era amplia y muy acogedora. Diseño moderno y maquinas high tech. Caudales de luz entraban por un gran ventanal sobre un frondoso jardín.
Hola, buenos días, es usted el marido??
Si, soy yo, buenos días.
Pues perdone pero tengo que ser muy franco, en su beneficio y sobre todo en el de mi paciente, su mujer.
Por qué, perdón no le entiendo? Sucede algo grave?
No todavía no, pero le aseguro que si no aplica de inmediato las necesarias indicaciones, puede convertirse en algo crónico.
Mi mujer me guardaba desde la camilla con dos ojos como platos. Note que su sorpresa era tanta como la mía.
Permiten los señores que le ilustre mejor el diagnostico y su correspondiente terapia?? Sin esperar respuesta apretó un botón de un chisme que tenia sobre la mesa y borboto: Josefina puede venir aquí por favor?
La solicita enfermera se presento al instante y muy ceremonialmente dijo, aquí estoy doctor, necesita algo?
Si, perdone, recuerda aquel caso del matrimonio de Cantabria? Pues aquí tenemos uno igual pero mucho más avanzado.
No me diga doctor? Y que hacemos?
Pues ponernos manos a la opera sin más dilación. Esta usted preparada?
Si claro, doctor
Pues si no le importa, vamos a empezar.
Vamos a ver queridos señores, su mujer…la señora, le importaría darse la vuelta? Sufre lo que comúnmente, nosotros fisioterapeutas denominamos “síndrome de contracción generis”. Me van a perdonar, muy señores míos, pero generalmente las causas suelen ser dos o tres, o la comisión entre ellas.
Josefina puede usted empezar a masajear a la señora?
Si Doctor, enseguida; señora permite?
Señora permita que solicite de nuevo su consentimiento al tratamiento, aquí con su marido presente. Por que desgraciadamente una vez iniciado el proceso es irreversible. 
Usted piensa que me curará Doctor?
Desde luego, nuestro tratamiento arroja índices de éxito superiores al 97%. No creo que con la magnifica jornada que tenemos hoy, usted tenga la mala suerte de formar parte de ese 3% restante. Pero es mi obligación ponerlo es su conocimiento. Así que usted dirá? lo dejamos o continuamos? Con su marido presente o prefiere estar a solas?
No Doctor, a este punto vamos hasta el final. El, si no es problema, se queda.
Le aviso que para un mejor entendimiento de los síntomas será necesario proceder con clarificantes ejemplos. Esta de acuerdo? Acepta el tratamiento? Algo que declarar? Puede firmar aquí por favor? Muchas gracias.
Josefina proceda….tenemos el consentimiento!
La enfermera inició un masaje en la parte colo convexa que se extendía en la región coaxial. Después de unos diez minutos solicito a mi mujer que se diera la vuelta. Para continuar con un masaje lumbar, inglinal, hasta que de pronto le abrió ligeramente las piernas y empezó a estimularle el clítoris. Con la otra mano se desabrocho la bata y un seno increíble desbordó los tejidos.
Señores, la causa del disturbo muscular de su mujer radica seguramente en una irregular contracción muscular durante el acto sexual que a la larga desembocan en el cuadro clínico presente. 
La enfermera continuaba a estimular el coñito de mi mujer que empezó a suspirar. Acercó sus enormes tetas a su boca, y ella no tardo en mordisquear aquellos duros pezones. 
Me permite, quiero enseñarle como se hace, prepárese usted también, necesito su colaboración. 
No había terminado la frase que Josefina ya estimulaba mi ser….
El Doctor desabotono su pantalón, separo bien los húmedos labios y le clavo su enorme verga en las entrañas…….. 



Es un relato de Parxti
Todos los derechos reservados
2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que piensas?