AVISO A NAVEGANTES

Atención: para mayores de 18 años. En esta web no se vende nada y ha sido creada exclusivamente para compartir gratis con todos vosotros nuestra singular experiencia vital de pareja morbosa. Tus comentarios a las entradas del Blog nos ponen, pero si quieres solo contactar por favor escribe a parxti@hotmail.com




viernes, 28 de septiembre de 2012

Braguitas.......Relato



BRAGUITAS


Al final la convencí. Se alzo ligeramente el vestido, por encima de la cadera y se volvió a sentar.. Llevaba puestas una braguitas diminutas, con un gracioso estampado de pececitos. Los labios de su chochito escapaban por los lados del exiguo tejido. Un monte de Venus bastante pronunciado se elevaba claramente por encima de su sexo. La cuidada depilación había perdonado una graciosa franjita de pelo vertical que asomaba por encima. Apoye mi mano allí. Podía sentir la caliente humedad en mis dedos. Apreté y las braguitas no tardaron en mojarse. Estaba empapada. Restregué suavemente el tejido, percibiendo claramente cada relieve que había debajo. Los carnosos labios y la suave, cálida piel del entorno.

Era una sensación muy excitante, acariciarla por encima. Sintiendo como las bragas se mojaban cada vez más. Sus piernas se rindieron, Ella las abrió relajando finalmente los músculos. Alternaba toquecitos con la punta de uno de mis dedos en su clítoris, con restregamientos del tejido, con tres dedos, hasta su entrada. Era un tejido muy suave y elástico. Arremoline todo al centro y tire hacia arriba. La tira de tela se hundió entre los labios, rozando su clítoris. La toque así durante un rato. Para volver a darle un mínimo de forma y empujarlas dentro un poquito. 

Que gusto me daba comprobar que se mojaba siempre más. Aparte la tela empapada y insinué dos dedos dentro de ella. Solo un rozar. Se los lleve a la nariz y luego se los metí en la boca. Ella los chupo un ratito y después acercamos nuestras bocas, con mis dedos hacia nuestro primer beso. Largo, lascivo, total.

Quítatelas!

Ella obedeció, se alzo del sofá y se contorneo para quitárselas. Su mano estaba ya alejándolas para apoyarlas encima de la mesita cuando la intercepte y las cogí. Las acerque a mi nariz y respire tan hondo como pude, perdiéndome en aquel perfume de miel. Cubriéndole la boca con un trocito de las braguitas empapadas con sus humores le di un pequeño beso por encima de la tela.

El beso, fugaz y pícaro, mezclado al olor de su sexo, y al velo de tela mojada que se interponía entre nuestros labios fue un calambrazo.
Extendí lo que pude la parte de tela mas generosa de la braguitas, la puse encima de su sexo y así, con la tela que seguía interponiéndose entre nuestras pieles, comencé a acariciarle el chochito. Tocamientos, rozaduras, palmaditas, todo por encima de las bragas apoyadas en su coño.

Con las caricias y la insistencia de mis dedos comencé a restregarle literalmente las bragas por todo el coño, siempre mas caliente y dilatado. Cogí la parte de la cinturita de las braguitas y despacito empezó a empujárselas dentro. A la vez que le acariciaba el clítoris con otra esquinita de tela. 
Ella era ya un rato que gemía discretamente y se dejaba hacer. Empezó a notar mis dedos dentro de ella y no tardo en facilitar su entrada con elocuentes movimientos. Primero con uno, solo hasta el inicio, inicio de la vagina. Luego dos, también dentro muy poquito. Que fueron entrando siempre mas al fondo y más enérgicos. Mientras los dedos entraban y salían, le metía, siempre muy despacio, un poquito mas de sus braguitas dentro.

Entro una buena parte del tejido antes de que ella me pregunte, que haces?, tengo una sensación extraña. Pare con mi progresiva introducción y continúe ad acariciarla de otra manera hasta que se relajo otra vez. Cuando estaba de nuevo abandonada a sus placeres, volví a mis braguitas. Era complicado, había que asegurar que se continuara mojando, por que si no, no podría...

Que me estas haciendo tío, que me estas metiendo dentro?
Tus bragas, te estoy metiendo dentro tus bragas!
Pero que dices, imposible!
Pues ya están
Venga ya como voy a tenerlas dentro
Si, dentro, ya esta casi toda y pienso meterla toda
Venga tío, que me vas ha hacer daño





Me arrodille delante de ella y me perdí entre sus piernas. Le comí el chocho con una pasión animal. De nuevo súper excitada comenzó a lubricar abundantemente. Aproveche que la estaba comiendo, chupando y tocando a la vez, para meterle dentro del todo sus braguitas. Dejando solo una puntita que salía para recuperarlas.
Que sensación fantástica, súper morbosa, meterle dentro sus braguitas empapadas por ella. Mi lengua se dedico a su clítoris y Ella no tardo en correrse.
Donde están mis bragas ?
Las tienes dentro
No me lo creo
Toca, cogelas….
Este loco, sácalas de ahí
Tranquila, ahora las saco

Muy despacio empecé a tirar de ellas

Despacio, despacio, que me haces daño

Ella estaba súper sensible, se había apenas corrido, y súper caliente. Con cuidado, conseguí sacarlas. Estaban empapadas literalmente. Completamente mojadas. Las apoye de nuevo en su boca y empezó a besarla. Besado a Ella y a la vez, chupado sus olorosísimas braguitas. Ella también las chupaba. No tardaron en estar impregnadas completamente de sus humores y nuestras salivas. Era algo como afrodisiaco. Nos comimos nuestras bocas y sus bragas durante largo rato. Mis traviesos dedos la hicieron correrse otra vez.

Ahora tío no se como lo voy ha hacer, tengo que volver a currar y me has dejado sin bragas. No me las voy a poner, así como están……Tendré que estar atenta a como me siento…….A ver si a Ramírez le va a dar otro infarto…..









Un relato de Parxti, Todos los derechos reservados 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que piensas?