AVISO A NAVEGANTES

Atención: para mayores de 18 años. En esta web no se vende nada y ha sido creada exclusivamente para compartir gratis con todos vosotros nuestra singular experiencia vital de pareja morbosa. Tus comentarios a las entradas del Blog nos ponen, pero si quieres solo contactar por favor escribe a parxti@hotmail.com




martes, 21 de agosto de 2012

La vendí en el restaurante. Real




No dejaba de mirarla, desde que nos habíamos sentado en aquel bar. Estaba sentado en la mesa de enfrente a nosotros y a Carmen no le quitaba ojo. Ella lo noto, pero a diferencia de otras veces, no me pareció que le hubiera dado alguna importancia.
Terminamos el café y cuando me disponía a pagar la cuenta, Carmen me dijo que iba un momento al baño. Entonces entendí que aquel era mi momento. No tendría otra oportunidad. Me levante de la mesa y caminando hacia la salida del gran salón, me detuve un segundo en la mesa de nuestro incondicional admirador;

Buenas tardes, a decir de su insistente observación no me cuesta nada deducir que le gusta mi mujer.
Como dice, perdón, no quería molestar, me disculpe si les he ofendido. Es que no lo he podido evitar. Tiene usted una verdadera hembra por mujer, debe sentirse afortunado.
Es así, me siento afortunado y al contrario, no nos ha molestado, a los dos nos gusta que la miren.
Pues nada, no la entretengo, que tengan ustedes un buen día.
También usted y permita una última pregunta, esta usted de paso? O vive en la zona?
No caballero, estoy de paso, viaje de negocios, mañana mismo me voy.
Así que esta usted solo en la ciudad? en hotel imagino?
Si señor, en el Bradford Astoria, el de la Plaza a la derecha
Perdone la franqueza, la desea?
Que cosa me perdone, no la entiendo?
Mi mujer
Su, su, mujer, ejem, que cosas, pues claro. Me esta usted sorprendiendo jovencito. La pensaba más torpe, quiere que sea tan directo como usted? Creo que le haría pasar un buen rato.
Pues aquí le dejo mi teléfono, le ponga un precio a ese buen rato rato y me llame en 15 minutos.

Tras alargarle una servilleta con mi móvil escrito bien claro, salí del restaurante y ya fuera Carmen me dijo.
Donde estabas, cuanto has tardado
Perdona mi amor es que han tardado un poco en hacerme la cuenta. Te apetece un drink antes de volver a casa? Por que no nos tomamos algo en un hotel muy bonito que hay aquí al lado.
Vale cariño, así bajamos un poco la cena.

Pedimos los dos un aperitivo veraniego. El tiempo de sentarnos que mi teléfono empezó a vibrar, respondí a la llamada:

Perfecto, me parece perfecto, en 20 minutos estamos ahí. Si los dos, todo incluido.

Fue colgar y notar la mirada picara de Carmen que ya traviesa se concedía a mi juego.

Cuando salimos del hotel hacia las 7 de la tarde, Carmen me dijo
Eres genial mi amor, consigues siempre sorprenderme, que morbo, me encanta que me vendas. Me había fijado en el en la comida nada más entrar en el restaurante…..uno de esos maduros que me ponen a cien………….

Gracias a Tomas por su buen trato, has conseguido que Carmen se sintiera realmente puta.

Parxti.   Si quieres ayudarnos a enriquecer nuestra experiencia, 648 254 362

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que piensas?